Temperatura en Capital Federal  
Inglés
Potugués
Cabañas en Merlo
Turismo en
Capital Federal
Obelisco

El Obelisco se encuentra en el barrio San Nicolás de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En el cruce de las avenidas 9 de Julio, Diagonal Norte y Corrientes.

Obelisco
Obelisco

El Obelisco es un símbolo de Buenos Aires y Monumento Histórico Nacional, inaugurado el 23 de mayo de 1936. La estructura de 67 metros de alto fue realizada para conmemorar el cuarto centenario de la primera fundación de Buenos Aires. En su emplazamiento actual estaba la iglesia San Nicolás, y no fue casualidad, ya que en su torre flameó por primera vez en la ciudad la Bandera Nacional, el 23 de agosto de 1812.
Fue proyectado por el arquitecto Alberto Prebisch y construido por la empresa Siemens Bauunion, en 31 días (un tiempo récord) por 157 obreros, en su mayoría de origen europeo, debiendo salvar las dificultades que significaban en ese momento los túneles de subterráneo, mediante la construcción de bóvedas en su fundamento. Pese a que fue resistido por los porteños e incluso se pensó en demolerlo en 1939, hoy el Obelisco es símbolo porteño, un punto de encuentros y festejos.

Según su autor, adoptó una forma geométrica, de origen egipcio, porque es la forma de los obeliscos tradicionales.
Éste se ubica en la Plaza de la República , a lo largo de a historia sufrió varios cambios para facilitar el tránsito:
* Para su inauguración en 1936 su forma era circular coincidente con el ensanche de la avenida Corrientes.
* En 1962 la plazoleta se convirtió en una elipse de 200 metros (su eje mayor), para facilitar el cruce peatonal de la avenida.
* En 1971, se abrieron cuatro franjas laterales, para el paso vehicular.
* En 1987 el monumento fue rodearon una reja que lo protege de los graffitis.
Las inscripciones de las cuatro caras del Obelisco recuerdan que es este lugar se izó por primera vez en la ciudad la Bandera Nacional en 1812, las dos fundaciones de Buenos Aires, 1536 y 1580 y la designación de esta ciudad como Capital Federal en 1880.

En un principio estuvo recubierto por roca calcárea de San Luis, pero los movimientos del subte provocaron numerosos desprendimientos. Es así, que fue pintado con látex y, actualmente, se realiza su mantenimiento regularmente.
Por dentro, es una estructura hueca y la única forma de llegar hasta la cima es por una escalera recta y sin baranda de 202 peldaños de hierro. En algún momento se pensó acondicionar su interior como lugar turístico, por eso en cada uno de los siete descansos que tiene, cuenta con una abertura por la que pasaría un ascensor.

En la punta, provista de pararrayos, hay una pequeña habitación que es visitada sólo por tareas de mantenimiento. Hay dos ventanas, cada una de ellas posee una cortina metálica y, por fuera, una lámpara que ilumina la punta.
Un dato curioso es la historia de la aparición de una caja de hierro, ubicada en el extremo superior e interior de la punta, con una foto del jefe de máquinas de la constructora y su esposa, junto con un texto dirigido a quien demuela el monumento.







Para Visitar
Tarifas
Todos los derechos reservados - Copyright © 2004 - 2013 - - Turismo Argentina